DAÑO DE Tetranychus urticae Koch Y SU INFLUENCIA EN EL CULTIVO DE LA CARAOTA (Phaseolus vulgaris L.)

* UCV Facultad de Agronomía. Instituto de Zoología Agrícola Apdo. 4579. Maracay Edo. Aragua. Venezuela

 

 

RESUMEN

Se tipifica el daño de Tetranychus urticae Koch y su influencia en el cultivo de la caraota Phaseolus vulgaris L., bajo condiciones de laboratorio con temperatura entre 17 y 39°C y humedad relativa entre 22 y 98%. Dos infestaciones a los 20 y 35 días después de la siembra, se utilizaron para tipificar el daño y el efecto sobre el número y peso de semillas por plantas. Cinco índices de daños son presentados. Las infestaciones que se utilizaron fueron: 0: 0,81; 1,63 y 2,44 ácaros por cm2 de superficie foliar. A los 20 días después de la siembra, se encontró para cada una de las presiones de ácaros: Número de semillas: 47,55, 44,47; 35,93 y 34,37. Peso semillas: 8,93: 6,35: 5,39 y 4,57 g/planta. A los 35 días después de la siembra: Número de semillas: 52,43 33,53 35,80 y 36,80. Peso semillas: 8,96 5,63: 5,25 y 5,45 g/planta. Estadísticamente se encontraron diferencias significativas entre los tratamientos de las diferentes épocas de infestaciones; no así entre las épocas. Los rendimientos para dos densidades de siembra, atendiendo las presiones de ácaros señaladas fueron: En 2(X).0X)() planta/ha: 1786, 1270, 1078 y 914 kg/ha, para 265.000 plantas/ha: 2366, 1683, 1428 y 1211 Kg/ha.

 

ABSTRACT

Four infestation levels at 20 and 35 days after planting were considered to determine damage of Tetranychus urticae Koch, and its effect on black bean (Phaseolus vulgaris L.) yield. Experiments were conducted under laboratory conditions of 17-39-°C, and 22-98% R.H. the infestation levels were: (), 0.81, 1.63, and 2.44 mites/cm2 of leaf area. At 2Ü days, the following results were observed: Seed number 47.57, 44.47, 35.93, and 34.37, and the seed weight 8.93, 6.35, 5.39, and 4.57 g/plant. At 35 days was found for seed number: 52.43. 33.53,35.80, and 36.80, for seed weight 8.96,5.63,5.25, and 5.45 g/plant, respectively. Five types of damages are shown. Differences due to infestation levels were statistically significant. The yields for two densities of planting, according to infections levels were: 1786,127(), 1078, and 914 kg/Ha (200.000 plants/ha), and 2366, 16X3, 1428, and 1211 Kg/Ha (265.(X)() plants/ha).

INTRODUCCION

Los ácaros pertenecientes a la clase Arachnidae, Subclase Acari, juegan un papel importante en la vida del hombre, no sólo porque causan daño y enfermedades a éste sino también a los animales y vegetales con los cuales convive. En los vegetales tenemos a las plantas cultivadas quienes se ven fuertemente atacadas por especies pertenecientes a la familia Tetranychidae, la cual es una de las más importantes como plagas dentro de los cultivos agrícolas. En los Tetraníquidos existen el género Tetranychus con numerosas especies fitófagas que dañan diferentes variedades de plantas.

El daño en general consiste en remoción del contenido celular, quedando la célula prácticamente vacía, con ligero contenido del material, el cual se seca para formar una mesa color ámbar. Pocos individuos sobre la superficie foliar causan daños aislados en las células, pero a medida que la población se incrementa y la alimentación continúa, se incrementa el tamaño de las manchas cloróticas, las cuales se van agrandando progresivamente hasta afectar completamente la superficie foliar, causar necrosis y caída de las hojas. Las áreas cloróticas que presentan las hojas, es la manifestación del daño en ambas caras de la misma. En el tejido de empalizada, solamente es dañada la célula penetrada, no estando afectadas las células adyacentes, por lo tanto no causar daño en los elementos conductores del parénquima. Sin embargo en algunas variedades de ciruela (Prunus sp.) el parénquima se ve fuertemente afectado (Jeppson et al. 1975). Baker y Connell (1963), observaron que en el envés de las hojas de soya (GIycine max L.) los ácaros afectaron el tejido esponjoso del mesófilo y en algunos casos el tejido de empalizada. Jeppson et al. (1975), señalan que el bronceado en las hojas causado por el ataque de los ácaros se debe a que el tejido del mesófilo es el afectado, pudiéndose considerar en algunos caves daños en varios tejidos.

Lienk ( 1953), Boulonger ( 1958) y Blair ( 1961), señalaron que Panonychus citri (McGregor), no sólo causa defoliación, sino que además produce anormal maduración, acidez, poco tamaño y poca coloración en los frutos de citricas considerando además que el reducido número de los frutos se debe a la caida temprana de las flores. Barnnes y Moffit (1962), demostraron en el almendro (Prunus sp.) que altas infestaciones de Panonychus ulmi (Koch) durante tres períodos consecutivos de verano, causaron reducción en el 30% de los rendimientos.

Chapman et al. (1952), observaron en manzano (Pyrus malus L.) que había una reducción en el contenido de clorofila entre el 15 y 33%, dependiendo éste del grado de infestación de la plaga y de la variedad del cultivo. Wedding et al. (1958), señalaron para cítricas que P. citri causó cambios sustanciales en la tasa de fotosíntesis y transpiración, incrementándose la primera con altas infestaciones de ácaros mientras que la segunda se redujo en un 60%, señalando además que la remoción total de la clorofila produce paralización de la fotosíntesis en el tejido afectado. Avery y Briggs ( 1968), trabajando con P. ulmi en ciruelo encontraron que de uno a dos ácaros/cm causaron reducción en la tasa longitudinal de crecimiento de las ramas jóvenes y que la tasa radicual lo hace que los brotes terminales del follaje.

En relación a la disminución de los rendimientos producidos por ácaros fitófagos tenemos que Roussel et. al. (1951), encontraron una reducción del 45% de semillas producidas en algodón (Gossypium hirsutum L.), cuando éste fue atacado por Tetranychus (Septanychus) tumidus (Banks). Hussey y Parr (1963), observaron que los rendimientos en pepino (Cucumis sativus L.) descendieron cuando las hojas presentaron 30% del área afectada por el ataque de T. urticae. Carneday y Arant (1964), notaron que T. atlanricus McGregor produjo una disminución entre el 13 y 22~o en los rendimientos del algodón y que T. cinnabarinus afectaba al mismo cultivo entre 14-44%, presentándose una relación entre la densidad poblacional y la duración de la infestación. Wyman et al. (1979), trabajando con fresa (Fragaria x Ananassa Dutch), encontraron reducción, de los rendimientos donde no se había controlado T. urticae. Oatman et al. (1981), señalaron que la disminución de los rendimientos en fresa fue menor a densidades de 6,37 ácaros/día/hoja.

En el cultivo de caraota, Calza et al. (1971), encontraron que ataques severos de T. urticae Koch, ocasionaron pérdida de las hojas y muerte de las plantas. Hagel y Landis (1972), trabajando con T. urticae encontraron que el ataque de la plaga ocasiona reducción del tamaño y número de semillas por legumbre. Castañera (1977), encontró que T. cinnabarinus (Boisduval) cuando ataca severamente a la planta produce disminución del área fotosintética y defoliación de la planta, así mismo, el autor señala que el efecto causado por los ácaros en los rendimientos del cultivo depende del patrón de crecimiento del hospedero, de la naturaleza del daño ocasionado por la plaga y de la distribución en el campo y en la planta, del tiempo de ataque relacionado con el crecimiento de la planta, de la intensidad del daño, de la duración del ataque y de las condiciones ambientales. Doreste (1984), señala que bajo condiciones de riego, el cultivo es muy susceptible al ataque de T. desertorum Banks.

La presente investigación tuvo como objetivo la tipificación del daño de T. urticae Koch y su efecto en los rendimientos en el cultivo de la caraota.

MATERIALES Y METODOS

La tipificación del daño de T. urticae y la influencia del mismo en los rendimientos de caraota se hizo utilizando densidades uniformes de infestación. La investigación se llevó a cabo a nivel de acarario o umbráculo completamente aislado para evitar la entrada de elementos extraños al ensayo, que puedan alterar los resultados. Se registró diariamente con un termohidrografo la temperatura y humedad relativa, estando la primera entre 17 y 39°C y la segunda entre 22 y 98%. Las observaciones para la típificación del daño se hizo modificando la escala de Castañera (1977)

Las plantas de caraota se obtuvieron de semillas certificadas de la variedad Tacarigua Mejorada sembradas en poses plásticos de dos litros de capacidad. En cada pote se sembraron cinco semillas, a los 13 días de sembradas se entresacó y se dejó una planta por pote. El sustrato consistió en suelo de la Serie Maracay previamente desinfestado con Dazomet (Basamid (R), 200 g/m de suelo). Al momento de la siembra se le aplicó un gramo de fertilizante 15-15-15 (N-P-K) y 20 días después un gramo de sulfato de amonio (NH4)2SO4.

La infestación de las plantas, se realizó con T. urticae provenientes de plantas de caraotas infestadas en forma natural en el campo. Solamente hembras en su fase migratoria fueron consideradas para el experimento y fueron transferidas a las plantas del ensayo con pinceles 000, mediante ayuda de lupa estereoscópica.

Para la realización del experimento, se seleccionaron al azar 120 plantas, las cuales se dividieron en dos lotes de 60, correspondiendo cada uno a dos edades de infestación para las plantas a los 20 y 35 días después de la siembra. Cada lote se dividió en tres sublotes o repeticiones de 20 plantas cada uno. El sublote a su vez se dividió en cuatro tratamientos, cada uno de cinco plantas y fueron 0, 30, 60 y 90 ácaros/planta, lo que equivale a una presión de 0, 0,81, 1,63 y 2,44 ácaros/cm2 de área foliar. La segunda infestación a los 35 días después de la siembra, se realizó colocando 0,70, 140 y 210 ácaros/planta, lo cual equivale a la misma presión de ácaros señalada anteriormente. Al tratamiento testigo para mantenerlo libre de ácaros, se le aplicó Propargite (Omite(R) -6E, 1,5 ml/l de agua) cada 15 días. Para mantener libre de ácaros las plantas de la segunda infestación, se le aplicó azufre mojable (4 g/l de agua) a intervalos de diez días. La cosecha se realizó una vez finalizado el ciclo del cultivo a los 75 días después de la siembra. Cada planta se cosechó individualmente, abriendo las legumbres y colocando el total de semillas en bolsas de papel (10 x 14 cm), las cuales fueron previamente identificadas. Las bolsas se sellaron y se colocaron en estufa a 60°C durante tres días para lograr la humedad uniforme del grano. Retirada las bolsas, de la estufa se procedió a determinar el número y peso promedio de semillas/planta. Se determinó el promedio por tratamiento y luego la producción por área determinada (ha) Los datos se analizaron estadísticamente utilizando factorial 2 x 4 y la prueba de Duncan.

RESULTADOS Y DISCUSION

1. Tipificación del daño

En las observaciones realizadas se encontró que el daño producido es similar al causado por la mayoría de los ácaros de la Familia Tetranychidae. La plaga en sus estados activos larva, ninfas y adultos se alimenta removiendo el contenido celular del tejido. De acuerdo a los síntomas presentados se puede tipificar el daño (cuadro 1) de la manera siguiente: Daño 0, plantas sanas. Daño 1, presencia de puntos blanquecinos aislados. Daño 2, a medida que se va incrementando la población, los puntos blanquecinos aumentan en número y el tamaño progresivo de células adyacentes forma manchas cloróticas que abarcan un cuarto del área foliar. Daño 3, se observe la mitad de la hoja con áreas cloróticas; cuando las flores y legumbres están presentes son atacadas por la plaga, produciendo en la primera marchitamiento y muere y en las legumbres puntos y manchas cloróticas. Se observe abundante seda e hilos entre hojas. Daño 4, la planta presenta más de la mitad del área foliar clorótica y en algunos casos se observa necrosamiento y hojas completamente cloróticas. Flores marchitas sin forma legumbres, estas últimas con manchas cloróticas o momificadas en su fase inicial de crecimiento, algunas legumbres vanas o vacías. Se observa bastante actividad de la colonia y formación de masas de ácaros en la parte superior y ramas terminales de las plantas o pendiendo de hilos de seda Jeppson et al., ( 1975), sugirieron que esta agrupación en masa, lo hacen pasa dispersarce utilizando algunos medios externos que permitan transportarlos a otras plantas hospederas. Abundante seda cubriendo las plantas y uniéndolas entre sí. Daño 5, igual que el anterior pero con hojas completamente marchitas y presencia de defoliación parcial o total.

Las observaciones realizadas en este experimento, coinciden con las encontradas por Calza et al, (1971), quienes para caraota señalaron que T. urticae produjo marchitez de las hojas acompañadas con la muerte de la planta.

 

2. Influencia del daño de T. urticae en los rendimientos de la caratota.

En el cuadro 2, se señala la presión (PA) de ácaros/cm2 de área foliar, número y peso de semillas para cada tratamiento en las diferentes épocas de infestación (DDS). Se observa que a medida que aumenta la presión de ácaros o cantidad de ácaros por unidad de superficie, disminuyen el número de semillas y peso (g) por planta. Así tenemos que para 0: 0,81: 1,63 y 2,44 ácaros/cm2: a los 20 días después de sembradas las plantas: Número de semillas: 47,55: 44,47; 35,93 y 34,37. Peso de semillas: 8,93, 6,35: 5,39 y 4,57. A los 35 días después: Número de semillas: 52,43 33,53: 35,80 y 36,80. Peso de semillas: 8,96: 5,63; 5,52 y 5,54. En relación a las dos épocas de infestación (DDS) no se encontró diferencias estadísticas significativas no así para los tratamientos en ambas épocas de infestación.

En el cuadro 3, se observan los valores del coeficiente y de la Ecuación de Regresión, los coeficientes negativos nos afirman que las presiones de ácaros utilizados en este experimento sí tienen un efecto negativo sobre los rendimientos de la planta de caraota y que a medida que estas presiones se incrementan decrecen los rendimientos para el cultivo (Ecuación de Regresión). Los resultados obtenidos en este experimento, concuerdan con los encontrados por Hangel y Landis (1972) quienes señalaron que T. urticae ocasiona en caraota reducción en el número y peso de semillas por planta.

En el cuadro 4, aparecen los rendimientos en porcentajes (%) y por unidad de superficie (ha). Los resultados en este cuadro, pertenecen a los valores obtenidos para la época de infestación a los 20 días después de la siembra por no encontrarse diferencias estadísticas con la época de infestación a los 35 días después de la siembra. Se observo que existe una marcada reducción de los rendimientos en aquellos tratamientos donde existió presión de ácaros. Así tenemos que para 0: 0,81: 1,63 y 2,44 ácaros cm2 en densidades de 200.000 plantas/ha: 1786, 1270, 1078 y 914 Kg/ha para 265.000 plantas/ha: 2366, 1683, 1428 y 1211 Kg/ha. La disminución de los rendimientos a nivel de campo se refleja en una baja de los ingresos desde el punto de vista económico para los productores, de allí la necesidad de aplicar las medidas para combatir a esta plaga y así evitar los daños ocasionados en el cultivo de la caraota. Así mismo, es recomendable realizar otros ensayos a fin de determinar el efecto de T. urticae con presiones de ácaros/cm2 de área foliar diferentes a las utilizadas y en épocas más tempranas del ciclo de la planta para medir su efecto en los rendimientos.

 

Cuadros 1, 2 y 3

REFERENCIAS

AVERY, D. J. y J. B. BRIGG. 1968. Damage to leaves caused by the fruit tree red spider mite Panonychus ulmi (Koch). J. Hort. Sci. 43:463473.

BAKER, 1. E y W. A. CONNELL. 1963. The morphology of the mouthparts of Tetranychus atlanticus and the observation of feeding of this mite on soybean. Entomol. Soc. Am. 56:733-736.

BARNES, M. M. y H. R. MOFFIT. 1962. Influence of walnut aphid and European red mite on walnut quality and production. Diamond Walnut news. 45(3): 6-7.

BLAIR, C. A. 1961. The internal morphology of the common red spider mite. E. Mailling Res. Sta. Ann. Rept. 152-154 pp.

BOULONGER, L. W. 1958. The effect of the european red mite feeding injury on certain metabolic activities of red delicious apples. Maine Agr. Expt. Sta. Bull. 570 pp.

CALZA, R.; E. A. BULISANI y S. MIYASAKA. 1971. Efeito de alguns acaricidas sobre o acaro rajado (Tetranychus urticae Koch) en feijao (Phaseolus vulgaris L.). Bragatia 30:1X-X

CARNEDAY, J. D. y F. B. ARANT. 1964. The effect of spider mite population on yield and quality of cotton. J. Ecom. Entomol. 57(4):533- 556.

CASTAÑERA, P. D. 1977. The effect of time and level carmine spider mite attack on dwarf french bean. Master of science Thesis. University of London. 82 pp.

CHAPMAN, P. 1., S. E. LEINK y D. F. CURTIS 1952. Responses of apple trees to mites infestation. J. Econ. Entomol. 45(5):815-821.

DORESTE, E. 1984. Acarología II. Ed. IICA San José Costa Rica, 410 pp.

HAGEL, G. T. y B. 1. LANDIS. 1972. Chemical control of the two spotted spider mite on field beans. J. Econ. Entomol. 65(3):775-778.

HUSSEY, N. W. y W. l. PARR. 1963. The effect of glasshouse led spider mite (Tetranychus urticae Koch) on yield of cucumber. J. Hon. Sci. 38:225-263.

JEPPSON, H. B., H. H. KEIFER y E. W. BAKER. 1975. Mites injurious to economic plants. Univ. of Calif. Press. Riverside. 614 pp.

LIENK, W. 1953. Investigation of the biology and epidemiology of the common spider mite Tetranychus altheae von Hasstein with particular consideration to hop as the host. Hofchenbriefe.4: 181 -232.

OATMAN, E. R.,1. A. WYMAN, H. W. BROWNING y V. VOTH. 1981. Effect of realeses and varying infestation levels of the two spotted spider mite on strawberry yield in Southern California. J. Econ. Entom. 74(1): 112- 115.

ROUSSEL, J. S., J. C. WEBER, J. D. NELSON y G.E. SMITH. 1951. The effect of infestation by the red spider mite Septanychus tumidus on grown and yield of cotton. J. Econ. Entomol. 44(4):523- 527.

WEDDING, R. T., R.A. RIEHL y L.R. JEPPSON. 1958. Red spider mite on citrus, experiments designed to measure damage give bases for funkier studies. Calif. Agr. 12(8):9-11.

WYMAN, 1. A., E. R. OATMAN y V. VOTH. 1979. Effect of varying two spotted spider mite infestation levels on strawberry yield. J. Ecom. Entomol. 72(5):747-755.